-  Paredes aisladas con productos totalmente orgánicos naturales, no    contaminantes. -  Tabiquería construida con cerámica autoventilada. -  Murales interiores revestidos con polvo proyectado de piedra    natural. -  Paramentos y suelos con panelado o pavimentos de roca mineral    preensamblada. Hoy en día todo esto es posible gracias a las últimas tecnologías en bioconstrucción.Los materiales se aproximan a su status original,con muy poca manufactura.Así se integran perfectamente con su entorno y en ningún caso suponen un factor de contaminación,sino que más bien emergen como una prolongación del mismo. En ningún sector como en éste se han hecho más esfuerzos para compatibilizar lás necesidades arquitectónicas con el respeto por el medio ambiente.